PICOS DE EUROPA

Trekking, Ascensiones y Escaladas
Guias de montaña de los Picos

Picos de Europa

Escalada del Naranjo de Bulnes

Pirineos,Sistema Central, Alpes

Grupos reducidos y actividades
exclusivas

Peña Santa

Actividades a medida
Trekking, Ascensiones, Crestas

Blog

ESCALADA TRADICIONAL EN INVIERNO: PLANIFICACIÓN, LOGÍSTICA Y MATERIAL.

Interesane Articulo que escribi para la revista Desnivel en el mes de marzo de 2017.

Abrimos al calor de la cocina el mapa de la península, planeando donde podemos seguir soñando, sufriendo y disfrutando de unos metros más de escalada de largos en roca.

Las posibilidades son variadas, interesantes  e incomparables, como lo es el entorno en el que nos movemos en el mapa. Una variedad de factores ambientales y culturales tan diferentes y complementarios a la  vez, que hacen que poder moverse en este entorno nos enriquezca deportiva y personalmente.

Cohabitamos y disfrutamos de un entorno diverso en muchísimos factores, pudiendo disfrutar en invierno de escaladas en nieve y el hielo y en muy poco tiempo, estar disfrutando de la  escalada en roca.

Las posibilidades son ilimitadas;  largas o cortas, más o menos expuestas, con mayor o menor aproximación, cerca del mar o  a la luz del interior, caliza o granito, frecuentadas o solitarias.

Al final de Diciembre, entra el solsticio de invierno, este hecho marcara un punto de inflexión en la planificación de las escaladas de largos. Es la época del año en la que tenemos en la península menos horas de luz y además por la trayectoria del sol es una de las épocas de menor temperatura media en la península. Estos dos factores son los que marcaran el ritmo en la planificación y la logística de nuestras escaladas en roca  en invierno.

Una vez empecemos a adquirir experiencia, la gestión de la actividad será cada vez más rápida y efectiva, pero mientras tanto es importante utilizar el tiempo necesario en  hacer una buena planificación de la actividad. Aquí radica uno de los pilares fundamentales de la seguridad en montaña.

En esta planificación que hacemos, como dice un conocido, tenemos que tener previsto los imprevistos.

BUSQUEDA DE INFORMACIÓN

La inmensa mayoría de la información de la que disponemos sobre las vías de largos en roca, son fichas para verano. (Más horas de luz, más temperatura y sin nieve/hielo), por lo que tendremos que hacer una planificación diferente con un nuevo cálculo horario, otro material necesario a mayores y una nueva logística.

En el momento que tengamos hecha la elección de la ruta, empieza el proceso de planificación más detallada, con una búsqueda de información en diferentes fuentes. Estas fuentes, pueden ser libros, revistas especializadas o en Internet. Salvo las dos primeras, en las que los datos están contrastados por el autor, en internet la información que encontramos no siempre esta contrastada o es real o completa.

Por eso nunca nos quedaremos con una sola versión, sino que buscamos entre dos o tres autores para contrastar la información. Tener en cuenta la orientación de la pared y su longitud. Comprobar a qué hora amanece en esa región (Hay cerca de una hora de diferencia entre Monserrat o la sierra de la Penneda o los Arribes del Duero. Si la vía surca una cara este, no tendrá mucho interés madrugar, para tener que esperan a que el sol comience a calentar la pared y nuestros frio cuerpos. Al igual que cada orientación tiene sus tiempos y los escaladores locales los  conocen. Preguntar siempre será la mejor de las herramientas para acertar con la hora de iniciar la escalada.

Podemos tener la planificación horaria al dedillo, conocer el croquis de menoría y tener todo el material inmaculado, pero la logística tenerla manga por hombro. En muchas ocasiones es el factor que desequilibra la planificación al ser el limitante en el horario. Es importante saber si el lugar donde vamos a escalar está dentro de una zona protegida y está regulada la escalada o el acceso; o si para acceder, hay que utilizar autobuses, teleféricos con horarios de apertura y cierra.

Si vamos a utilizar teleféricos, trenes, autobuses o hay barrera de acceso, en invierno el horario es diferente al de la época estival incluso son épocas en las que es posible que estén cerrados, por lo que hay que comprobar siempre los horarios.

Normalmente, el horario de la propia  escalada, no suele variar de verano a invierno, por lo que esta parte del horario no cambia en exceso. Una vez en la cumbre o al final de la vía, toca el descenso. Aquí los horarios (Salvo que se rápele la vía) si vuelven a variar. Además en esta parte es donde se suele producir siempre una bajada en la atención y es donde se puede provocar un accidente o un incidente.

Calcular la hora  aproximada del inicio de la actividad y la duración del acceso a pie de vía, más el tiempo de escalada, el tiempo que resta hasta que anochezca, es el tiempo para descender. El descenso en esta época, suele coincidir con que en poco tiempo oscurece y que normalmente la temperatura suele descender bruscamente, por lo que en caso de rescate o auto rescate, todo se puede ralentizar y hacer muy peligroso.  En invierno, no es lo mismo  un aviso a las dos que a las 5 de la tarde.

Una equivocación en el descenso o encontrarnos con hielo o nieve, puede de repente disparar en tiempo empleado en bajar, se me vienen a la memoria descensos épicos y peligrosos en el Torozo, Peñas del Prado, Riglos o Montrebey, ya sea por escaladas lentas, hielo en el descenso o una mala planificación;  con descensos en plena oscuridad, buscando caminos, rapeles…Una mala o nula planificación fue lo que ocasiono  encontrarme en estas situaciones.

Por eso un buen estudio previo del descenso es tan importante como el de la vía o la aproximación. Como hablamos al principio, la falta de horas de luz nos obliga a gestionar los horarios, pero a su vez, que el sol este más bajo hace que la temperatura sea la más baja del año. El contraste de temperatura será muy grande, al comenzar a andar podemos estar a 8 o 9º bajo cero y en un par de horas al sol estar en camiseta, pero una vez que estemos de nuevo a la sombra, volverán las bajas temperaturas bruscamente.

Por lo que tendremos que ser efectivos con la ropa que llevemos, un grave error suele ser el pensar que si estamos siempre en movimiento, estaremos calientes y además ahorraremos peso en la mochila por llevar pocas prendas de ropa. En caso de un incidente o un accidentes y tener que estar parado a la sombra (20 minutos mínimo)  empezaremos a notar  los primeros síntomas de hipotermia y la situación se volverá peligrosa e incomoda. Por eso la preparación del material es esencial.

El material duro, suele ser el mismo en verano que en invierno, salvo los crampones y piolet si el descenso es por una cara con orientación norte. Pero la mochila pesara un poco más, ya que ira un extra en ropa que no suele acompañar en verano. Llevar una prenda con relleno térmico (Pluma, lana o fibra sintética) para los momentos en los que tengamos que estar parados es fundamental; al igual que una chaqueta cortavientos, ya que el viento  siempre nos trae una bajada en la sensación térmica. Estas prendas en caso de algún imprevisto nos mantendrán calientes. Llevar comida y  agua es siempre una obligación, pero en esta ocasión un termo caliente, nos puede ayudar a calentarnos un poco antes del siguiente largo o para arrancar la escalada con algo caliente en el cuerpo.

desnivel articulo marzo 2017

 

Álvaro Ramos Robles

Guía de alta montaña UIAGM

Guía de escalada en Roca

No hay comentarios.

Deja tu comentario

Nombre*

E-mail*

Website

Comentario*