Expediciones

Asia, Sur America, Norte America, Europa....

Picos de Europa

Escalada del Naranjo de Bulnes

Pirineos,Sistema Central, Alpes

Grupos reducidos y actividades
exclusivas

Peña Santa

Actividades a medida
Trekking, Ascensiones, Crestas

Blog

Pataletas II

Acelero el ritmo, el corazón se sube de pulsaciones, la respiración no me permite decir  una sola palabra, pero mi sonrisa creo que lo dice todo. Según acabo, necesito unos segundos para poder recobrar la normalidad y poder levantar la cabeza y disfrutar del paisaje que me rodea y poder mirar a mi compañero, que con solo mirarle sé que el momento ha sido especial.

Practicar cualquier tipo de deporte es beneficioso para el cuerpo  y para la mente, pero como cualquier cosa, siempre de manera moderada. Cualquier deportista  profesional cuenta que  a esos niveles el deporte no es igual a salud, que los beneficios de un entrenamiento intenso son perjudiciales para la salud, si no lo son a corto plazo, lo serán a largo plazo. Un deportista profesional, es aquel que recibe una remuneración económica por ello; o sea, que se gana la vida con el deporte. Suelen tener a su servicio, profesionales de la salud y del deporte que velan por su salud (Médicos, nutricionistas, fisioterapeutas, licenciados en INEF…).

Llevo muchos años practicando deporte,  ya sea subir una montaña con esquís, ir a hacer algo de escalada deportiva, bulder, escalada en hielo, coger la bici, salir a correr; pero en estos últimos tiempos, me encuentro que cuando hablo con la gente respecto a este tema, la motivación y la percepción sobre la acción han cambiado radicalmente.  Ya nadie sale a practicar deporte. No escuchas decir “voy a hacer deporte”. La nueva consigna es “Voy a entrenar”.

Que no me cuenten cuentos chinos, pero el sistema consumista, la facilidad con la que las redes sociales hacen engrandecer nuestras vanidades y nuestros egos ha cambiado la percepción del deporte (Y de la mayoría de los aspectos vitales), necesitamos competir contantemente no ya con nosotros mismo… sino con nuestra vanidad, conseguir reconocimiento, aunque sea tan efímero como el que te puede dar cualquier red social, se te hincha el pecho cuando alguien te dice lo “fuerte que estas”, o lo “máquina que eres”.

Incluso a falta de miles y miles de competiciones durante el año (bicis, carreras, escalada…..) ya han diseñado redes sociales para que tu pongas tus machadas y otros u otras puedan superarlas, pero ojo!!! Que quede claro quién es el vencedor.

¿Nadie sale por el placer de sentir su cuerpo?

Material casi profesional, botes de complementos más grandes que cualquier otro bote de mi cocina, relojes  con más funciones que el coche con el que aprendí a conducir, visitas al  fisioterapeuta más que a tus amigos, y por último el entrenamiento que algún guru del entorno te ha prescrito para poder llegar a tu limite y vencer a los demás en la carrera o competición de tu barrio.

Con esto no quiero decir que no me guste apretarme las tuercas cuando voy a hacer deporte o que no tenga algún objetivo que quiera realizar y me guste poder hacerlo en las mejores condiciones físicas y  mentales posibles.

Las redes sociales (Escaparates o pasarelas) en las que puedo exhibirme y dar a conocer al mundo mis encadenamientos, mis cientos de km en bici o corriendo, o la super vía encadenada, o la lista de vías encadenadas en el día , no deja de ser el trampolín para que nuestro ego  pueda caer en bomba al mundo. EL problema es que como dice una persona maravillosa: “Después el traje hay que defenderlo”. Conozco a muchas personas que su vida online es intensa y maravillosa, que no quieren salir a  escalar o esquiar, a correr o en bici, porque en ese momento no están a su 100% y no quieren que les vena “flojos”.

No sea que digas que estas todo en día bajando palas de 40º y en un día de nieve primavera se te den mal dos giros, o que en tu constante devenir por muros de escalada de séptimo u octavo grado, no den sus frutos  y en un 6b 0 6c des rueda por todos los lados…….. así podría seguir un rato.

La vida por si alguno no lo sabe es limitada en el tiempo, y como nos contaron en la EGB o en  Primaria (Según lo viejucos que seamos) nacemos, crecemos y nos morimos. Eso sí, a ver si los años antes de morirnos, estamos en las mejores condiciones mentales y físicas para disfrutar hasta el último momento donde más nos guste estar.

Desde mi punto de vista, que no tiene que ser el acertado ni pretendo sentar cátedra, es preferible practicar deporte toda la vida, que ser un “intenso” y   practicar deporte solo unos pocos años, ya que las lesiones por una mala gestión me hayan dejado para regresar a una vida sin deporte.

Últimamente todo el mundo firma los mensajes con Salud y Montaña, falta de creatividad o simplemente la necesidad de copiar una pequeña firma, no sé si son conscientes de lo importante que es  la simbiosis de la montaña y la salud y en lo que se traduce.

Salud, montaña y amigos (Esto último es  difícil de encontrar y más aun de mantener en el tiempo)

No hay comentarios.

Deja tu comentario

Nombre*

E-mail*

Website

Comentario*