Expediciones

Asia, Sur America, Norte America, Europa....

Picos de Europa

Escalada del Naranjo de Bulnes

Pirineos,Sistema Central, Alpes

Grupos reducidos y actividades
exclusivas

Peña Santa

Actividades a medida
Trekking, Ascensiones, Crestas

Blog

Seguridad, titulares y parches

SEGURIDAD , TITULARES Y PARCHES

 

Hace unos días, decido irme solo dos días a los Picos  de Europa. Necesitaba tiempo para mí cuerpo y mente; un poco de soledad, lectura y caliza  gris. Meto en mi mochila lo justo para hacer algo. El destino lo decido en el primer cruce importante que me encuentre.

Decido hacer una cresta en el macizo occidental, aparco en los lagos al amanecer, y salgo caminando con el rocío de la mañana, que es uno de los placeres de un montañero solitario. Llego a la base de la cresta y arranco a trepar. En la cumbre me paro a sacar unas fotos del central, que esta espectacular, me fijo un rato en la cara oeste de Torre Cerredo y recuerdo viejas historias de amor y escalada.

Como, duermo y disfruto de las vistas. En eso llegan dos escaladores, que se sorprenden al verme tirado  y me preguntan si todo está bien. Charlamos y compartimos algo de comida. Decido  bajarme y como ellos no conocen el descenso deciden bajar detrás de mí.

Destrepamos por la canal y al llegar a la base, nos apartamos un momento de la pared. Justo en ese instante cae un enorme bloque justo por donde hemos pasado hace unos segundos. Y a uno de ellos comenta que menos mal que llevábamos casco. Miro de reojo esperando las risas por el chiste; pero solo veo caras de preocupación  y alivio por estar a salvo.

El bloque que ha caído nos hubiese reventado en un par de trozos. En ese momento me viene a la memoría un dibujo muy bueno que salió en uno de los primeros números de la revista desnivel, en el que se veía a un asegurador, la cuerda que salía de su ocho se metía debajo de un bloque enorme que se veía que se había desgajado de la pared y del bloque se veían las dos piernas del escalador que le había caído el bloque encima. El asegurador decía “Ufff,menos mal que llevas casco”.Era una tira de comic de la revista desnivel.

Lo último en lo que pensé fue en si llevaba casco o no. Ya que el derrumbe fue de tal magnitud que  en este caso no hubiese servido de nada.

En el  bar antes de subir a la montaña, el dueño que me conoce hace años, se despide como de costumbre, “Álvaro, sentido común y prudencia”.

Hoy por la mañana me encuentro con que la entidad que supuestamente defiende el deporte de la montaña frente al CSD, difunde una noticia en el face a sus “amigos”   “Siempre prudencia y sentido común, por favor”.

En ese momento me vino a la cabeza la situación que antes describí en los Picos.

“Sentido común y prudencia” “Sentido común y prudencia” “Sentido común y prudencia” “Sentido común y prudencia” “Sentido común y prudencia” “Sentido común y prudencia”

Siempre las mismas consignas. Últimamente está un auge el tema de la seguridad y de la prevención. Pero al final en muchas ocasiones  siempre se finaliza con “Sentido común y prudencia”.

¿Qué es el sentido común? Accedo al sabelotodo San Goolge y este responde:” La expresión sentido común describe las creencias o proposiciones que se alimentan por la sociedad (familia, clan, pueblo, nación o entera humanidad).”

Y ¿prudencia? Esto responde: “Capacidad de pensar, ante ciertos acontecimientos o actividades, sobre los riesgos posibles que estos conllevan, y adecuar o modificar la conducta para no recibir o producir perjuicios innecesarios.”

Me paro a analizar la primera de las advertencias que me suelen hacer al salir a la montaña, y sigo profundizando en ella y  como hoy tengo el día revolucionario bajo al bar y después del segundo tinto, ataco al camarero con algunas preguntas con segundas intenciones.

El resultado  de esta investigación corta y poco científica, es comprobar que lo que yo  en mi entorno social y familiar doy un valor de verdad, en otros ámbitos no se le dan ese valor de verdad; más aún, puede ser un valor negativo incluso falso.

¿Quiere decir que mi actuación  no la haya realizado con sentido común?, ¿Según quién?

Por eso, las proposiciones que intentamos que sean las que asienten el sentido común en las acciones de montaña más básicas, deben expresarse bajo un prima común a todos los implicados en temas de seguridad en montaña. Para que  estas acciones tengan acordadas en la sociedad un valor de verdad.

Sigo con la segunda de las recomendaciones, “La prudencia”. La definición lo deja bastante claro; “Pensar sobre los riesgos”. TOMA YA. El problema es el desconocimiento de los riesgos que puedan surgir de una situación. Poca gente es tan idiota como para buscar su propia muerte a sabiendas.  El resto en la mayoría de las ocasiones no son conscientes de los riesgos a los que se exponen. ¿Son prudentes? SI. ¿Unos inconscientes? POR SUPUESTO. Pero ante todo ellos fueron prudentes, eso sí, en la medida de que sus conocimientos se lo permitieron.

Llevo 18 años siendo docente, y alguno menos dedicándome a la docencia de deportes de montaña. He impartido infinidad de cursos de formación ya sea a deportistas como a profesionales. En todos hay un denominador común. Una formación base pobre.

Como director de la escuela castellano leonesa de alta montaña durante 8 años  regalamos en varias ocasiones curso gratuitos, a los cuales nadie se apuntó. El número de curso básicos (Iniciación montañismo, orientación) no se llenaban nunca, nadie pedía apuntarse a ese tipo de cursos.

Vemos las estadísticas y el mayor número de accidentes y sus causas son en actividades de bajo/medio nivel. Entonces ¿Qué falla?

Si queremos prudencia tenemos que dar conocimientos y herramientas para que sepamos valorar los riesgos a los que nos exponemos. Sigo pensando en que el trasfondo  de la seguridad en las actividades de montaña está directamente relacionado con la formación de los participantes. ¿Pero cómo llegar a ellos? ¿Por el Facebook? ¿Por el you tube?.. No lo se,pero lo que no podemos es echar balones fuera diciendo que el problema es el efecto Calleja o el efecto Decathlon. Esto es aprobecharse de la prensa rosa para ganar puntos y que seamos visibles ante las autoridades “Competentes”, para conseguir  meterme en su sistema.

Al final  una formación de calidad, un formación preparada con esmero y con profesionalidad es la antesala de que unos buenos profesionales(Segunda clave) den formación adecuada y que el proceso de aprendizaje sea efectivo. No siempre  tiene que ser a través de un curso, me refiero a  formación formal y no formal, a publicidad, a proyectos más o menos grandes y a un largo etcétera en el que  parece que es más importante el ruido que se genera, que al final los que hace es distorsionar el mensaje  real e importante.

Muchos años llevo dando vueltas a estos temas de seguridad en montaña, el camino sigue ahora más que nunca con muchos involucrados, luchando por una misma ilusión: El sentido común y la prudencia de todos en la montaña.

 

 

 

No hay comentarios.

Deja tu comentario

Nombre*

E-mail*

Website

Comentario*